La rebelión de Tupac Amaru ii

¡Hola! Soy José Carlos, estudiante universitario peruano. Quiero compartir contigo datos impresionantes sobre nuestra rica historia, instituciones, gastronomía y mucho más de Perú. Hoy, te llevaré a un viaje al pasado, para revivir los heroicos eventos encabezados por José Gabriel Condorcanqui, conocido como Túpac Amaru II, y su valiente esposa, Micaela Bastidas. Juntos lideraron una de las revueltas más significativas en América contra el yugo español, extendiendo su influencia incluso a Bolivia, Argentina y Chile.

conmemoran-el-239-aniversario-del-levantamiento-de-tupac-amaru-ii

Resumen

La resistencia de Túpac Amaru II comenzó en el pueblo de Tinta, Cuzco, el 4 de noviembre de 1780. Este líder indígena, nacido el 19 de marzo de 1742 en la provincia de Canas, era descendiente de la notable Juana Pilcowaco. A los 20 años, unió su vida con Micaela Bastidas, una joven de solo 15 años proveniente de Pampamarca, Arequipa. Juntos tuvieron tres hijos: Hipólito, Mariano y Fernando.

En 1780, Túpac Amaru II, con un espíritu incansable, inició una campaña militar con el propósito de mejorar las condiciones laborales de los indígenas, reconocer sus derechos y poner fin al régimen colonial. Esta valerosa rebelión, que comenzó en la provincia de Tinta, llegó a abarcar 24 provincias en diversos países sudamericanos. En esta epopeya, cerca de 100,000 indígenas que combatieron con coraje, enfrentaron a 1,200 tropas realistas en Sangarará.

Sin embargo, el 18 de mayo de 1781, el destino de Túpac Amaru cambió. Fue apresado y, en un intento cruel por acabar con su vida, los colonizadores intentaron desmembrarlo usando caballos. Ante el fracaso de esta macabra técnica, optaron por decapitarlo.

Claves de la rebelión de Túpac Amaru y Micaela Bastidas

El inicio de la rebelión se remonta al 4 de noviembre de 1780, en las alturas del Cusco. En una aparente reunión cotidiana, Túpac Amaru II sorprendió al poderoso juez Antonio de Arriaga, llevándolo prisionero. Durante seis días, Arriaga permaneció encerrado en el sótano de la casa de Túpac Amaru y Micaela en Tungasuca, donde fue obligado a firmar documentos para recolectar fondos y armas.

El 10 de noviembre, Túpac Amaru II reunió a un diverso grupo compuesto por vecinos, indígenas, mestizos y criollos cerca de Tungasuca. Aquel día, en un acto de justicia revolucionaria, Antonio de Arriaga fue juzgado y sentenciado. A partir de ese momento, se promovieron acciones en favor de la cultura indígena: se abolieron impuestos opresores y se restableció el quechua.

Micaela Bastidas, no solo esposa sino también aliada, jugó un papel crucial en esta lucha. Se encargó de la logística, aprovisionamiento y apoyo a las tropas. El esfuerzo conjunto llevó a que, durante meses, lograran mantener en jaque al poderoso imperio español. Sin embargo, diversos factores, incluyendo refuerzos enviados desde Lima, eventualmente inclinaron la balanza en favor de los españoles.

Aunque el intento de rebelión no culminó en una victoria, los ecos de su lucha resuenan hasta hoy. Cuarenta años después, el Imperio español cayó, y aunque intentaron borrar a Túpac Amaru y Micaela Bastidas de la historia, su legado perdura.

Aspecto Detalle
Fecha de inicio 4 de noviembre de 1780
Líderes Túpac Amaru II y Micaela Bastidas
Provincias afectadas 24 provincias sudamericanas
Indígenas luchadores ~100,000
Fecha de captura de Túpac Amaru 18 de mayo de 1781


imagen-de-La rebelión de Tupac Amaru ii