¿Cómo presentarse a una entrevista de trabajo?

| 17 noviembre, 2011 | 0 Comentarios

La manera como uno se presenta a una entrevista, donde el objetivo es ser contratado en una empresa o trabajo es fundamental, y es muchas veces dejado de lado o ignorado por los que justamente buscan ser entrevistados y finalmente contratados.

La primera impresión que el entrevistador se lleva de la persona por lo general llega a ser el factor determinante en la contratación de personal. Uno debe tener en cuenta que la mayoría de entrevistadores revisan y entrevistan a cientos, si no son miles de personas cada mes. Una vez tomada la primera impresión de la persona, el entrevistador, salvo contadas excepciones, se dedica el resto de la entrevista a confirmar si lo que evaluó a simple vista de la persona es o no verdad, para de esa manera resaltar y satisfacer su propio ego.

Dicho esto, ¿qué es lo que un aspirante debe hacer para causar una buena impresión? Veamos a continuación algunos tips importantes:

Saludo y conversación: Siempre salude a quién lo entrevista. Buenos días. Buenas tardes. Buenas noches. Son frases imprescindibles al empezar la entrevista. Escuche lo que le pregunten y responda claramente. Hable lo que sabe, sin alardear ni parlotear. Si no entiende algo, o no entiende la pregunta, dígalo amablemente. Tenga confianza y determinación en lo que hable o responda. Le den o no el trabajo, despídase correctamente.

Ruegos y súplicas: NO funcionan! NO va a conseguir el trabajo si le ruega al entrevistador que lo contrate. Simplemente NO lo haga. Lo único que va a conseguir es que se moleste la otra persona y usted pierda la oportunidad que quizás ya había ganado sin saberlo.

Aluciones políticas y religiosas: NO funcionan! Por más que usted sea un ferviente religioso, o sea partidario de un partido político, no debe ni siquiera mencionar el tema en una entrevista. No se despida del entrevistador con la frase “Que Dios lo bendiga” o cualquier otra frase similar. Tampoco la incluya en su currículo. El entrevistador inmediatamente asumirá que usted es un fanático religioso y perderá su oportunidad de ser contratado.

Nervios y sudor: Muchas personas cuando se ponen nerviosas sudan. Es una reacción natural del cuerpo pero que usted debe tratar de controlar. Para combatirlo y evitar saludar al entrevistador con una mano empapada de sudor, es recomendable usar un antisudoral antes de cada entrevista.

Escrito por: Luis Alberto Barandiarán (Perù)

Tags:

Categoría: Entrevista Laboral

Deja un comentario


Logo FinancialRed